Baby Care Journals Editors Choice

This award is bestowed to web sites that embody excellence in the topics of infant care

Crianza a Traves de Las Culturas (antes El Proyecto A La Manera del Rebozo) se cerró al fin del año 2011, y los proyectos enumerados aquí ya no están activos o actualizados. Nuestro sitio se mantiene en línea como un recurso para la comunidad global, con la esperanza de que el trabajo y la información expuesta aquí será una fuente de inspiración y de recursos a los demás.

Usted pueda copiar y distribuir la mayoria de los articulos en nuestro sitio para usos educacionales relaccionados a nuestra mision, si incluye un enlace al sitio. Ve las condiciones especificas al fin de cada articulo. Si no tiene una licencia Creative Commons Reconocimiento - NoComercial - CompartirIgual, hay que preguntar directamente al autor para reproducir la obra en cualquier forma.

Articulos

La Manera de la Vida del Rebozo

A La Manera de la Vida del Rebozo

En 1983, vendí casi todos mis posesiones y subí un autobús para México y una vida nueva-me sentaba al lado de un amigo viejo y amor nuevo, el hombre que ha escogió para ser padre a mis hijos, y llevamos con nosotros los sueños de esperanza y determinación para hacer el correcto que guían muchos de nosotros para ser padres-el acto ultimo de fe en el futuro de los seres humanos.

Una idea no tan clara que queremos evitar para nosotros y nuestros hijos los neurosis de 'civilizacion' y un deseo para observar y participar en una cultura en que el lugar aceptado para un infante fue en los brazos de su mamá parecieron razones suficientes para hacer la mudanza.

Ya cuando mi primer hijo Iván ha nacido en mayo de 1985, ha practicada como cargarlo con una variedad de rebozos tradicionales y muy pronto encontré una manera podía disfrutar a mi hijo cargado cerca de mi cuerpo mientras tanto tenia mis manos libres. Ricos en espíritu, pocos en cosas materiales, y gitanas por decisión y negocio (la compra y venta de joyas y textiles, y joyería hecha por nosotros mismos), día por día pusimos en contacto con la gente indígena de México. Entonces descubrimos por experiencia sus creencias y practicas sobre bebes y la vida de la familia.

Tenia mucho gusto conocer que valúan los "cuarenta días tradicionales" de descanso y recuperación después del parto como un tiempo para que las mamás y bebes nuevos necesitan quedarse en casa, a menudo en la cama, dando pleno tiempo para 'enamorarse' uno a otro, para conocer los ritmos del otra, y para recuperar de los fuerzas físicos del parto. De verdad, cuando lleve a Iván para registrar su nacimiento solamente 16 días después del parto, vecinos me advertirán para no deje a nadie vea a su cara, para que nadie pueda darle el mal ojo.

Cuando creció Iván, y viajábamos por bus por todo el país, siempre sentí mucho amor y respecto para los bebes. Por todos lados mujeres, niñas, y hombres me pedirán para cargar y jugar con el bebe, y lo saludaron directamente (también a mi) cuando nos conocemos. El bebe no fue un molesta cual tenia que dejar en un lugar callada en casa o con otros bebes en un lugar especialmente para niños, aparte de la cultura mas grande. Yo vi a niños de todas edades acompañando a sus papás en sus quehaceres o trabajo, posiblemente por la necesidad, pero también porque estuvieron queridos. La aceptación es autentico y inocente, entonces evitando el miedo de desconocidos y del secuestrar en que están muy enfocados las familias en los Estados Unidos. También permite una norma, por ejemplo, de niños por todas edades, esperando en la cola en un banco con sus papás, mientras tanto jueguen o son distraídos por otros adultos si muestran impaciencia, en lugar de recibir miradas de oído por la gente alrededor de allí.

Equipo para bebes, básicamente considerado una necesidad en nuestra vecino para el norte, es generalmente usado por gente que quisiera ser mas como norteamericanos. Tradicionalmente, bebes duermen en la misma cama que su mamá o los dos padres, quizás duerme por el día en una hamaca (que encantaban mis hijos) y generalmente son cargados en los brazos o rebozo de su mamá o otras familiares amorosas, en lugar de estar dejado en una sillita de plástico para bebe, columpio, o cuna. Asientos para bebes no son requisitos, entonces pueden estar cargados en brazos humanos, aun en carros particulares. Durante viajes extendidos por carro con mi segundo hijo, Gabriel, a veces lo cargue, dando pecho cuando lo quería, lo que personalmente pienso es un opción seguro y sano. Niños pequeños también pueden dormir acostados en un carro, encubriros en un lugar seguro, en lugar de dormir media recta o cayéndose detrás de sus bandas del asientos. En esta manera, son protegidos por su posición horizontal tanta como su estado de relajación y bien estado de ser.

En general, sin embargo, no hay tanto carros, especialmente entre la gente indígena. Caminar es la manera mas común de transportación, y la gente no son miedosos de llevar objetos pesados si es necesario. Después de pasar sus vidas enteras llevando cosas y haciendo trabajo físico, la gente ordinaria de México lo hace sin pensar mucho de eso, no presumirán que van a lastimarse por cargar cosas, y muchas veces lo hacen más fuertes por hacerlo. También, la necesidad de llevar cosas pesados, aparte de los que usan burros u otras bestias para hacerlo, facilitan una cooperación especifica, especialmente por miembros de una familia. Una vista común cerca de los mercados es una pareja de adultos o adolescentes, de cualquier sexo, cada uno con una mano llevando una bolsa de plástico bien lleno entre ellos, caminando lado por lado en un ritmo perfecto, al lugar donde tengan que ir.

Otra vista que siempre casi me da llorar es ver jóvenes, barones caminando brazo en brazo con sus abuelitas por la calle. Aunque disfrutan la compañía de otras jóvenes, no tienen pena por sus conexiones familiares por esta edad, e hijos generalmente viven con sus papás hasta que son casados, y a veces después de esto también. Cariño físico entre familiares y amistades es la norma, por todas edades y ambos sexos, y dos niños, o una muchacha con su mamá, puedan caminar agarrando una o otra por la mano, algo que hacemos en nuestra cultura solamente con amantes o niños pequeños. Compañeras de la primaria u hombres ya adultos caminan abrazando uno a otro por los hombros. Estoy feliz ver a mis propios hijos, que ahora tienen siete y nueve años, expresando su cariño sin miedo a los que quieran, no importa si son del mismo género.

En esta cultura, saludos correctos y la cortesía son muy importantes, y niños son enseñando de una edad chiquito para saludar a cualquier persona con quien tengan contacto, no importa si son bebes o grandes. En esta manera, niños aprendan que ellos mismos tienen valor, y que son miembros contribuidos de la cultura, en lugar de ser solamente una extensión de sus padres, o invisible, como parece es para niños en muchos contextos sociales en los Estados Unidos. Cuando un mexicano viene a la sala de esperanza de un doctor, abogado u otro profesional, saluda claramente a todas quienes ya estén presentes, antes de buscar un lugar para sentarse. Cuando estén presentados, niños tanto como bebes en brazos son incluidos, y aun los estréchense la mano.

Yo creo que la importancia de la familia tanto como fijando el espiritual de mucho de su vida son las cosas que hacen México un lugar mas seguro para vivir y criar a niños. Mis hijos suben a sus bicicletas y salen por la mitad del pueblo, jueguen sin supervisión en el parque, corre aun una media hora después de ser noche a la tienda. Que alivio, que menos complicado y con menos restricciones, saber que van estar seguros para explorar y disfrutar su niñez en una comunidad y país donde estén queridos y protegidos.

Para mi, es importante saber como pueda hacer honor a y aprender de culturas antiguas, y seguir de hacer honor a mi propio ser y a mis raíces. Para mi, consiste en no romanticaza la indígena-todas las imágenes que ya comparte son preciosas, y han sido una inspiración para mi, pero decide no hacer énfasis en la falta de sanidad, la ignorancia, la pobreza, y hambre que a menudo son un parte de un escenario en grupos indígenas todavía haciendo la lucha para asimilar actitudes y materiales del siglo 20 (plásticos, refrescos, etc.). No es porque no veo estas cosas, pero porque no son lo que recibí como regalos de esta gente.

Bárbara Wishingrad
1994

Creative Commons LicenseEsta obra se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.