Baby Care Journals Editors Choice

This award is bestowed to web sites that embody excellence in the topics of infant care

Crianza a Traves de Las Culturas (antes El Proyecto A La Manera del Rebozo) se cerró al fin del año 2011, y los proyectos enumerados aquí ya no están activos o actualizados. Nuestro sitio se mantiene en línea como un recurso para la comunidad global, con la esperanza de que el trabajo y la información expuesta aquí será una fuente de inspiración y de recursos a los demás.

Usted pueda copiar y distribuir la mayoria de los articulos en nuestro sitio para usos educacionales relaccionados a nuestra mision, si incluye un enlace al sitio. Ve las condiciones especificas al fin de cada articulo. Si no tiene una licencia Creative Commons Reconocimiento - NoComercial - CompartirIgual, hay que preguntar directamente al autor para reproducir la obra en cualquier forma.

Articulos

La Estimulacion para el bebe antes de su nacimiento

Lo más importante para el bienestar de un bebé es que se sienta rodeado del amor que le proporcionan sus padres. El niño necesita que le hablen, lo acaricien, le sonrían y sobretodo que lo quieran. Si el hijo se siente amado, muy pronto aprende las lecciones valiosas que le van a llenar de confianza y de seguridad, que son el mejor regalo que se le pueda dar. Es muy importante comenzar a estimular al bebé desde el embarazo. Si los niños son estimulados adecuadamente desde antes de su nacimiento logran el mejor desarrollo orgánico y funcional de su sistema nervioso y de sus órganos de contacto.

¿Qué es la estimulación temprana?
Es toda actividad que oportuna y acertadamente enriquece al niño en su desarrollo físico y mental; busca una comunicación afectuosa y constante entre el niño y sus padres desde el embarazo, su nacimiento y a lo largo de su crecimiento y desarrollo.

¿De qué manera se puede estimular al bebé dentro del vientre materno?
Desde las primeras semanas del embarazo, comienza a formarse el sistema nervioso del bebé así como su cerebro y las neuronas. Las células nerviosas necesitan conectarse entre sí para que se puedan realizar las funciones de los diferentes órganos y sistemas. Estas sinapsis o conexiones, requieren de la estimulación. Los movimientos de mamá al caminar, las voces y demás ruidos que el bebé escucha desde el útero, las sensaciones que percibe cuando su mamá se acaricia el abdomen y muchas otras sensaciones lo bombardean continuamente estimulándolo y con esto, se va madurando su sistema nervioso. El bebé, desde que está en el vientre de su madre, tiene la capacidad de sentir, ver, oír y hasta tiene preferencias del sentido del gusto. Todo lo que los padres hacen durante el embarazo para comunicarse y comenzar a estrechar lazos afectivos con el bebito, tiene una repercusión positiva en él.
Cuándo mamá se baña, canta, baila, se ejercita, se nutre, todo esto es percibido por el bebé. El feto capta también las emociones, debido a la circulación de las hormonas en el torrente sanguíneo. Así, cuando mamá tiene momentos de satisfacción, alegría y bienestar, las hormonas que circulan son las del placer; y cuando está tensa y angustiada, se impresiona, se asusta o se disgusta, circulan las hormonas del estrés. Uno de los factores asociados con el bebé que no crece y no aumenta de peso adecuadamente dentro del útero, es el estrés excesivo en la futura madre. Si la embarazada está siempre preocupada, ansiosa y tensa; descansa poco y carece de un entorno de apoyo y cariño, su situación emocional (que repercute en su estado físico) puede afectar el desarrollo y crecimiento de su feto. Los bebés nacen con menor peso, aumenta la posibilidad de tener partos prematuros y la embarazada está más propensa a las infecciones. Las mamás que esperan un bebé, deben saber relajarse física y emocionalmente además de cuidar su nutrición, sus actividades y por supuesto, asistir a sus visitas médicas prenatales para vigilar y mantener un embarazo saludable.
Desde los tiempos de los aztecas, ya se le daba importancia a los estados emocionales de la mujer durante el embarazo y se pensaba que éstos tenían una relación directa con el desarrollo y bienestar del niño que habría de nacer. El embarazo en la época Prehispánica era considerado como el acontecimiento más feliz de la existencia y una vez que la mujer se sabía preñada, se lo comunicaba a la familia y se realizaba un gran festejo en el que el más viejo se dirigía a los futuros padres, y les decía:

"Escuchen todos los presentes, que nuestro Dios ha hecho misericordia porque esta señora ha quedado embarazada y ha recibido dentro de ella una pluma rica, una piedra preciosa y parece que nuestro señor a puesto en ella una criatura"

Luego, se solicitaban los servicios de la partera o tícitl quien se haría cargo de la futura madre. La tícitl, examinaba a la mujer embarazada para ver que la criatura viniera bien colocada y le aconsejaba a ésta:

"Lo que ahora, hija mía muy tierna, es necesario que hagas, es que lleves ofrendas a los dioses
para que no perdamos lo que dentro de ti está…oye otra cosa que te recomiendo mucho: guarda la criatura de Dios que llevas adentro; sé humilde con tu embarazo. Después le decía: que no tomase pena ni enojo, ni recibiese algún espanto para que no abortase ni causara daño a su feto. Mandaba igualmente a los de la casa que lo que quisiese o se le antojara a la preñada, que luego se lo diesen a fin de que no se dañase la criatura. Que no mirase lo colorado porque no naciese en mala posición su hijo… que no ayunase para no causar hambre a la criatura… que no comiese tierra ni tampoco "tizatl" porque entonces nacería enferma, porque lo que come y bebe la madre, se incorpora a la criatura y de aquello toma su sustancia… que le diesen de comer suficiente y buenos manjares, calientes y bien guisados… que no trabajase mucho ni presumiese de diligente y hacendosa mientras durase su embarazo, ni tampoco levantase cosas pesadas y que no corriese ni se espantase de nada, porque estas cosas le causan mal"
Fray Bernardino de Shagún.

Como podemos ver, nuestros ancestros sabían de la importancia de que la futura mamá se cuidara y protegiera a su bebé desde antes que naciera. Debemos recuperar la sabiduría de aquellas madres y hacer todo lo que esté en nuestras manos para que el embarazo sea un período de salud, bienestar y alegría.

Hay muchas actividades que estimulan al bebé en el útero y que la embarazada puede hacer regularmente y de forma intencional:
ü Ejercicios físicos que estimulen al bebé a través del movimiento de la madre
ü Cantar, bailar y escuchar música
ü Sobarse el vientre con la intención de acariciar al bebé y comunicarse con él
ü Dejar que el agua caiga sobre el abdomen cuando se baña
ü Permitir que el papá acaricie el vientre de mamá y que le hable en voz alta
ü Relajarse, imaginar al bebé y comunicarse con él durante el ejercicio de visualización
ü Jugar con el bebé produciendo ruidos de sonajas o música suave cerca del vientre

Debido a que los estudios de investigación sobre el potencial y las habilidades del feto son recientes, se desconoce aún cuánta estimulación es necesaria y benéfica y cuándo se podría estar sobrestimulando al feto y los efectos que a corto y largo plazo podrían estarse produciendo con la estimulación excesiva. Cuando sabemos escuchar las necesidades de nuestro cuerpo, la naturaleza siempre nos ha llevado por el camino adecuado. Sería muy sabio reconocer que la madre, guiada por su intuición y sabiduría interna, se comunica constantemente con su bebé durante el embarazo. Ella piensa en él con frecuencia, le habla y lo calma y se preocupa por su bienestar. Es quizá la misma embarazada quien decide cuánto y cómo estimular a su bebé de forma adecuada, estar pendiente de la respuesta de actividad de parte del feto ante las diferentes formas de estimularlo, con la única diferencia de que ahora sabe que la estimulación tiene un propósito (desarrollar al máximo el potencial de su bebé por nacer). Al conocer sobre los beneficios de la estimulación intrauterina la futura mamá lo hará con mayor gusto y confianza.

GUADALUPE TRUEBA, LCCE, FACCE, CD (Dona)

Guadalupe Trueba es educadora perinatal certificada por Lamaze International, Miembro del Consejo de Educación de Lamaze International, Doula certificada por DONA, Coordinadora de la Especialidad en Educación Perinatal de la Universidad Anáhuac en la Ciudad de México y ha dedicado más de 25 años de su vida profesional en la salud integral de las mujeres y sus familias.